jueves, 4 de mayo de 2017

Sobre el seny, el parlamentarismo y las intervenciones estelares de políticos



(Imagen del ridículo festival organizado en torno a la conmemoración de las Cortes de 1188)




Señor director, sobre la reciente polémica surgida a este respecto, quisiera hacer algún apunte:

Conviene no confundir democracia clásica (el gobierno de muchos, que no de todos) con democracia moderna (de raíz igualitaria) donde todo es discutible y donde el voto del consciente y convenientemente formado e informado, políticamente hablando, vale igual que el del inconsciente; y gracias a eso, éste es manipulado a antojo durante el teatrillo electoral por el correspondiente mercadeo del voto.

Mucho menos conviene no confundir democracia con representatividad. La Edad Media y en general todo el Antiguo Régimen, estuvo articulado por un sistema jurídico político de carácter representativo no democrático, también las Cortes de 1188, que ni en el sentido clásico, ni mucho menos en el moderno constituyen parlamentarismo, ni falta que les hacía. Siento chafarles el reclamo turístico.

No en vano, aunque también con bastante gratuidad, se habla de "cuna del parlamentarismo" y no de “cuna de la democracia” o cosas similares, tan del gusto de la corrección política y del dogma oficial, porque aludir directamente a esto no pasaría el más elemental análisis histórico; pero es que la mal llamada “cuna del parlamentarismo” tampoco lo pasa, aunque lo diga la UNESCO, de no ser porque se presenta entremezclada entre mentiras y medias verdades,  pero como dijo Aristóteles: “soy amigo de Platón, pero más amigo de la verdad”.

La elección de representantes sometidos a mandato imperativo, como no puede ser de otra manera, si se pretende que sean responsables ante sus representados (y no como los de ahora, responsables antes  sus partidos/partidarios, es decir, no representativos), en las Cortes y ante el Rey, era suficiente garantía como para no convertir las Cortes de 1188 en un mercado. La entrada del pueblo llano en su amplitud más numerosa, aunque no todos, porque todos no cabían, no implica la participación en los debates, ni la utilización del sistema de un hombre un voto (axioma de la democracia moderna); que por otro lado parece absurdo, dado que en ningún caso reflejaría nada relevante, porque como digo, todos no podían caber y por ello votar. Su entrada lo único que supuso fue la asistencia al desarrollo de las sesiones, nada más. La voz del pueblo estaba en el voto del estamento del Tercer Estado.

Señores del Reino de León: Dejen de ponerse la soga al cuello que les ofrecen los políticos sometidos a intereses espurios que se deciden en Valladolid y Madrid, porque la asfixia está demasiado próxima.


Comunión Tradicionalista del Reino de León
Circulo Pedro Balanzátegui


 Diario de León, 03/05/2017

lunes, 1 de mayo de 2017

Sindicatos Libres: Los obreros carlistas

Sindicatos Libres: Los obreros carlistas





(Portada del órgano oficial de los sindicatos carlistas)


El Movimiento Obrero Tradicionalista, tiene su origen en los primeros años de la década de los sesenta en el seno del carlismo. Sus primeros pasos se dieron en Murcia en 1963, con el claro objetivo de enlazar con la tradición obrerista del carlismo, especialmente con la experiencia de los Sindicatos Libres, creados por el carlismo en la primera mitad del siglo XX.

Uno de los primeros inspiradores fue el sindicalista  vasco Périco Olaortúa, antiguo militante de los “libres”, defensor de la propiedad sindical, pero no estatista y contrario al principio de la lucha de clases. En la circular de presentación, en 1963 del M.O.T, se leía:

“Este movimiento obrero de la Comunión Tradicionalista quiere ser dentro de la interpretación católica de la cuestión social, el germen  de un nuevo y renovado impulso en el carlismo, para su proyección en el mundo del trabajo”

Su órgano difusor fue la revista “Vanguardia Obrera Tradicionalista”. En 1964 el VOT transcribe en su número 3 un manifiesto  de Ramón Sales,  líder de los Sindicatos Libres carlistas, donde entre otras cosas se decía:

“Los Sindicatos Libres aspiran a la abolición del sistema capitalista”

El M.O.T de Cataluña también se consideraba continuador de la obra de Sales y de los Libres, y en un documento se definen como:

“No en vano es la vanguardia de la lucha obrera, la continuación de aquellos Sindicatos Libres, fundados en los años 20 por Ramón Sales”. (El M.O.T de Cataluña y la Reforma Sindical)

En las Conclusiones del Tercer Congreso del M.O.T celebrado en Madrid los días 31 de octubre y 1 de noviembre de 1965, se declaran partidarios del Corporativismo, en la más genuina tradición social católica:

“El Cooperativismo es un sistema social cristiano por excelencia, en donde el hombre vuelve a ocupar el puesto de primacía que le corresponde en la actividad productiva, sometiendo el capital a su servicio y reduciéndole a sus justos límites de instrumentos de la producción y no como medio de dominio del hombre (…) Frente a la propiedad privada de unos pocos y a la propiedad colectiva que es de uno solo, el cooperativismo supone la propiedad privada para todos a la vez, que es una propiedad social al servicio de los socios. (…) El Tradicionalismo, fiel a los principios sociales cristianos que constituyen  la esencia de su doctrina, propugna el sistema cooperativo como una solución que contribuirá a resolver el problema social económico de nuestros días.”

En el mismo Congreso se proponen como textos básicos de formación para los militantes del M.O.T los siguientes libros: “Breve historia del Legitimismo español” de Melchor Ferrer, “La Monarquía Social y Representativa” de Rafael Gambra y “Antología de textos de Vázquez de Mella” también de Rafael Gambra. Así como el Breve curso del M.O.T; en este texto tras una feroz crítica al capitalismo liberal y a los sindicatos verticales franquistas, se definía de la siguiente forma al sindicalismo anarquista y marxista:

“Los anarquistas son fieles al ideal obrero del reparto y de la propiedad en manos común. Pero dos fallos garrafales cometieron: 1-emplear como única táctica la violencia, ejercida muchas veces contra inocentes 2- sus dirigentes están al servicio de la burguesía masónica (la historia de España los confirma). Los sindicatos marxistas representan la traición plena al ideal obrero. Estatismo, materialismo dialéctico en oposición al recio humanismo de la familia obrera, sacrificio de todo respeto a normas morales en aras de una táctica absorbente. Como decía Marx y repetía Lenin el marxismo no es un movimiento obrero sino una fuerza dirigida por intelectuales burgueses. La subordinación ciega de estos sindicatos al partido los incapacita para representar la causa obrera”.

Sobre el marxismo se añadía:

“La colmena es el resultado de la aplicación del marxismo a una sociedad. Es otro intento de superar el liberalismo que conduce a una masificación peor que la occidental. En la sociedad marxista pura, la China, porque la rusa parece querer asomarse a Occidente, ha desaparecido hasta la apariencia de libertad. Libertad ¿para qué? Decía Lenin.

Los caracteres de la colmena soviética son:

1-Solidaridad entre hombres, impuesta coactivamente, nacida del odio a otros hombres. Los odiados reciben muchos nombres: contrarrevolucionarios, fascistas, imperialistas etc. Nótese que lo que define al enemigo no es el ser obrero o burgués, sino el estar excomulgados por el dogma marxista. Hay burgueses marxistas y obreros anticomunistas, estos son sus peores enemigos.

2-Las decisiones de gobierno pertenecen en exclusiva a una minoría oficialmente definida: el partido.

3-Capitalismo de Estado. Las bases del capitalismo siguen  en pie; el único capitalista, el único patrón es ahora el Estado. El obrero sigue siendo una máquina; los peores salarios, las jornadas más duras de trabajo son las comunistas.

4-Dictadura del proletariado. Oficialmente se llaman democracias populares. Pero en realidad es un régimen totalitario en que todas las libertades fundamentales del hombre están encadenadas.

5-Toda la información es arma de propaganda política. Hablar de verdad o de mentira en cuanto lo que se diga coincide con la realidad de los hechos, carece de sentido político aplicado a la propaganda soviética. Si interesa decir que el descubridor de América fue un ruso, pues se dice. Si se afirma que el Papa es un servidor, hoy, de los intereses capitalistas y mañana que ha aceptado las tesis marxistas, no hay ningún rubor en proclamarlo.

6-El partido comunista verdugo y heredero de los antiguos grupos de presión. Los mata, hereda sus privilegios, los incrementa y ahoga la sociedad de forma total; controla todas sus manifestaciones religiosas, culturales, artísticas, políticas etc.”

El M.O.T desapareció en 1970 no pudiendo superar la alocada deriva huguista y la demagogia impuesta por la traición del ex-príncipe, truncándose así una interesante experiencia, no carente de errores y mimetismos epocales, pero muy sugerente en la proyección social anticapitalista del carlismo contemporáneo.

miércoles, 26 de abril de 2017

León y la tragedia de D. Pedro Balanzátegui Altuna

León y la tragedia de D. Pedro Balanzátegui Altuna (1969), por José Eguiagaray Pallarés.
(Para ver el archivo, hacer clic en el botón "Download original PDF file", situado en la parte inferior)

jueves, 20 de abril de 2017

La Diputación de León pensiona a un veterano carlista

A pesar de los graves enfrentamientos y las evidentes distancias entre los tradicionalistas y el Régimen de Franco, quien había manipulado hábil e interesadamente el verdadero espíritu que había llevado a alzarse contra los excesos de la II República, asegurándose así el control del poder, el mismo Régimen que encarcelaba y perseguía carlistas, también intentó neutralizar amenazas otorgando condecoraciones y premios a veteranos tradicionalistas de otras guerras, pretendiendo así contentar a algunos y calmar los ánimos de otros, haciendo creer a los españoles que el liberalismo contra el que habían luchado los carlistas desde hacía un siglo había sido derrotado para siempre. Cosa que evidentemente no era así, pues pocos años más tarde el propio franquismo recurriría a ellos, a los tecnócratas liberales del desarrollismo de los 50 y 60, que se convirtieron en antecesores de lo que padecemos hoy día.

En la Memoria de la Diputación de León de 1940 encontramos la siguiente foto de un veterano leonés de la tercera guerra carlista, a la que acompañan las líneas que reproducimos a continuación:

Teniente honorario superviviente de la Guerra
Carlista, a quien la Diputación pensionó

La Comisión Gestora, considerando que don Cándido Muñoz Rodríguez de 84 años, natural de esta ciudad se ha hecho acreedor por sus virtudes, patriotismo y consecuencia, al homenaje público que le ha rendido la Nación por mediación de S. E. el Generalísimo, al concederle el grado honorario de Teniente, como superviviente de la Guerra Carlista, voluntario en los Reales Ejércitos de D. Carlos VII, acordó por unanimidad:

1.º Concederle como recompensa debida a su meritoria actuación cívica y sus virtudes, la pensión mensual de 60 pesetas, con carácter vitalicio y excepcional, y
2.° Que este acuerdo se ponga en conocimiento del Jefe del Estado, reiterando la inquebrantable y leal adhesión de la Comisión Gestora provincial al salvador de la Patria.

Memoria de la Diputación Provincial de León

jueves, 6 de abril de 2017

Las Cortes de León


En relación a la carta enviada por el alcalde D. Antonio Silván al Sr. Puigdemont, quisiera hacer las siguientes apreciaciones.

Ni en Cataluña ni en León hubo durante toda la Edad Media, ni después, lo que hoy se entiende por parlamentarismo; por mucho que la UNESCO diga lo contrario y nos guste el lema de «cuna del parlamentarismo» para atraer a los turistas. Según la Real Academia Española, parlamentarismo es el «sistema político en que el poder legislativo está confiado al Parlamento, ante el cual es responsable el Gobierno». Las asambleas de los siglos X a XII, llamadas Cortes, eran en cambio al principio sínodos o concilios de la Iglesia hispánica, en las que si bien podían tratarse también asuntos civiles y políticos, en ningún caso puede hablarse de parlamentarismo, ateniéndonos al citado significado del término, pues estas Cortes no legislaban por sí solas ni había un «poder ejecutivo» que respondiera ante ellas. En cambio sí eran representativas, pero con una forma de representatividad que nada tenía que ver con los partidos políticos ni con los diputados irresponsables.

Repasemos brevemente la historia de las Cortes de León. Destruido el reino godo en 711, heredan su espíritu cristiano, monárquico y representativo los primeros reconquistadores astures, que no podían pensar en aquellos primeros siglos de Reconquista más que en defender día y noche el pedazo de terreno sobre el que apoyaban sus pies. Dos siglos después, ya se trataron asuntos de gobierno en los concilios de León en 914 y en los de Astorga de 934 y 937. En 1020 Alfonso V convoca al concilio de León «omnes pontífices, et abbates, et optimates regni Hispaniae», quienes tomaron acuerdos tanto eclesiásticos como civiles. Hubo también concilios a los que acudieron nobles en Compostela (1124), Palencia (1129) y Salamanca (1178). A las Cortes de Toledo de 1135 concurrió multitud innumerable de plebeyos «para ver, oír y alabar a Dios», como dice la Crónica de Alfonso VII, quien convocó «a los ciudadanos y a todos los ayuntamientos de Castilla». A las Cortes de León de 1188 convocadas por Alfonso IX (que como vemos no son las primeras), asistió el Rey, «cum archiepiscopo, et episcopis, et magnátibus regni, et cum electis civibus, et singulis civitátibus». Ciertamente, en medio de aquel continuo batallar para defender los hogares cristianos y contener a la morisma, no se interrumpe la tradición representativa y cristiana, convirtiéndose lentamente los Concilios en Cortes, y apoyándose recíprocamente, para la solución de los graves negocios de Estado, el clero, la nobleza y el pueblo, llamados los tres brazos del reino. En los siglos posteriores, los reyes de León y de Castilla convocarían Cortes para oír los deseos de sus súbditos, que les asesoraban. Los reyes estaban sujetos a las leyes y fueros del reino, que habían de cumplir y hacer cumplir.

Las Cortes medievales no tenían por tanto nada que ver con el Parlamento que se erige en representante de la llamada soberanía nacional, cuyo origen en España, rigurosa y objetivamente, se encuentra en las mal llamadas Cortes de Cádiz. Estas supuestas Cortes —usurpando la soberanía constituida que por derecho correspondía al monarca, desterrado durante una guerra por la independencia que el pueblo (y no esas Cortes) empieza bajo el lema de «Dios, Patria y Rey»— promulgan la Constitución de 1812, calcada de la de la Francia revolucionaria (a la que combaten los españoles) e imponen un nuevo régimen, obligando a todos los vecinos y al clero a jurar la Constitución y prohibiendo que se modificase cualquier artículo de la misma.

Bien haría el señor alcalde, en lugar de invitar a León a un reconocido sedicioso para hablarle de un parlamentarismo que —tal y como hoy se entiende— no tuvo su origen en León, en declararlo persona non grata en nuestra ciudad, pues considero que ningún enemigo de España puede ser bienvenido en León.

Comunión Tradicionalista de León
Círculo Pedro Balanzátegui

Diario de León, 06/04/2017

martes, 4 de abril de 2017

Oración a San Isidoro, Patrono del Reino de León

El milagroso Pendón de San Isidoro (siglo XII),
custodiado en la basílica de San Isidoro (León)

Oración a San Isidoro, Patrono del Reino de León

¡Oh, glorioso San Isidoro, Doctor de la Iglesia, amparo y paño de lágrimas de cuantos con fervorosa confianza acuden a tu milagroso patrocinio! Postrados ante ti, con toda reverencia, te presentamos nuestras súplicas, y esperamos que serás nuestro escudo y defensor en todos los trances de la vida, como lo fuiste de nuestros antepasados, de un modo especial acaudillando los ejércitos leoneses en la lucha secular contra la morisma. Rogámoste nos alcances la gracia de imitar tus virtudes y la salvación de nuestras almas. Amén.

S. E. Revma. D. José Álvarez y Miranda, Obispo de León, tuvo a bien conceder cincuenta días de indulgencia a los fieles que reciten esta oración.

El Milagroso Pendón de San Isidoro y su Muy Ilustre Imperial y Real Cofradía (1934)

sábado, 1 de abril de 2017

Homenaje a un veterano carlista leonés nombrado teniente honorario (1939)

Historia de la Diputación de León, Vol. 2 (1995), p. 428.

Homenaje a un veterano carlista que luchó a las órdenes de Carlos VII. 
León.

En esta ciudad se ha rendido un cordial homenaje por la Diputación provincial al venerable anciano, don Felipe González Barrio, veterano de Carlos VII. El secretario de la Corporación leyó el acuerdo oportuno y el glorioso veterano, con la voz quebrada por la emoción, dió las gracias y tuvo un recuerdo emocionado para el general Balanzátegui, a cuyas órdenes luchó, para los Reyes don Carlos VII y doña Margarita, el Angel de la Caridad (...).

Pensamiento Alavés (16 de mayo 1939)